Virus del papiloma humano


virus del papiloma humano

¿Qué es el virus del papiloma humano y cuáles son sus causas?

El virus del papiloma humano (VPH) es el nombre que se le da a un grupo de virus que incluye más de 100 cepas diferentes, de las cuales algunas infectarán la piel y otras las mucosas, incluidas las mucosas genitales de hombre y mujeres. Su infección tiene lugar por contacto.

En la piel es el responsable de la aparición de las verrugas víricas, que son una infección muy frecuente y sin ningún tipo de consecuencia a largo plazo.

La infección por VPH está considerada como la infección de transmisión sexual  más prevalente en la actualidad y su presencia está relacionada con algunos tipos de cánceres genitales.

Síntomas del virus del papiloma humano

La infección por VPH en la piel produce las verrugas víricas. Hay 3 tipos de verrugas:

Verrugas vulgares: suelen aparecer en las manos, y son pequeñas protubernacias de color claro y superficie rugosa.

Verrugas planas: muy frecuentes en niños, son pequeñas lesiones planas de color pardusco y superficie rugosa.

Verrugas plantares o papilomas: aparecen el las plantas de los pies y pueden ser dolorosas. A veces se confunden con callosidades.

La mayoría de las personas que se infectan por vía sexual por el VPH no tienen síntomas y la infección puede desaparecer espontáneamente. De ahí que muchas veces la persona infectada no se de cuenta que es portador del virus y contagie a su pareja sexual.

Algunas veces esta infección produce verrugas genitales o condilomas, que son excrecencias únicas o múltiples, rosadas o de color carne que pueden adoptan diferentes tamaños.

Su localización más frecuente es la zona vulvar, introito vaginal, glande, escroto, pubis y zona perianal, lo que hace fácil su diagnóstico por un simple examen visual.

Otras muchas veces, en las mujeres, la infección sólo se puede detectar mediante un examen ginecológico

Como se transmite

Se transmite principalmente por contacto piel-piel mayoritariamente durante el contacto en la penetración genital aunque también puede transmitirse en un menor porcentaje por contacto genital sin penetración (sexo oral)

Factores que aumentan la posibilidad de contagio

Ser menor de 25 años
Alto número de parejas con actividad sexual
Actividad sexual a temprana edad

Tratamiento del virus del papiloma humano

 

No hay cura para la infección del virus del papiloma humano, aunque en la mayoría de los casos las infecciones desaparecen espontáneamente.

La mayoría de los tratamientos van dirigidos a la eliminación de las verrugas tanto en piel como en genitales. Pueden ser eliminadas con un medicamento en crema aplicado por el propio paciente o mediante técnicas quirúrgicas realizadas en la consulta como la crioterapia o cirugía laser.

Diagnóstico del virus del papiloma humano

Quizás lo más importante a tener en cuenta de la infección por VPH es la infección por este virus en la mujer. La infección persistente por  virus del papiloma humano de alto riesgo en la mujer se ha relacionado directamente con la aparición de cáncer de cervix uterino.

La prueba de Papanicolaou puede detectar células precancerosas y cancerosas del cuello uterino. La realización de pruebas periódicas de test de Papanicolaou así como un seguimiento médico cuidadoso, con tratamiento si es necesario, puede ayudar a asegurar que los cambios precancerosos en el cuello uterino causados por la infección por VPH no se conviertan en un cáncer cervical que pueda ser mortal.

Prevención

Para prevenir la infección por el VPH (virus del papiloma humano), además de limitar los factores de riesgo, como evitar la promiscuidad y las relaciones sexuales sin protección, los especialistas recomiendan la administración de la vacuna contra el VPH.
Es importante el control médico en mujeres, ya que el 50% de los casos por VPH se da en mujeres que nunca se han controlado y que tiene una incidencia directa con el desarrollo de un canceres

Vacunas

¿POR QUÉ VACUNAR CONTRA ESTA INFECCIÓN?
La vacunación es eficaz especialmente si no se ha producido la infección y esto solo puede asegurarse cuando aún no se han iniciado las relaciones sexuales. Por esta razón, son los preadolescentes y adolescentes los que potencialmente resultarán más beneficiados de los efectos preventivos de la vacuna.

Una persona que ya haya sido infectada por los tipos de VPH que contienen las vacunas no responderá a la vacunación, pero sí en caso de infección por solo alguno de ellos o ante reinfecciones.

¿QUÉ VACUNAS HAY FRENTE AL VIRUS DEL PAPILOMA?
En la actualidad hay tres vacunas en el mercado, Gardasil, Cervarix y Gardasil 9; todas protegen contra los dos tipos de papilomavirus que con mayor frecuencia (70-80·%) son causantes del cáncer, pero Gardasil 9 amplía esta protección al incluir nuevos tipos virales, llegando, al menos, a un 90·% de cobertura. Las personas vacunadas desarrollan defensas que evitan la infección por estos virus en caso de contacto, aunque hay que tener presente que no todos los virus implicados en los tumores provocados por este virus están contenidos en las vacunas disponibles hoy en día.

Las vacunas no sirven como tratamiento de las lesiones precancerosas provocadas por el virus.

Tanto Gardasil como Gardasil 9 protegen también contra la infección por los papilomavirus que causan las verrugas genitales benignas.

La prevención es tu mejor arma, pide cita

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *