Onicomicosis: láser para tratar los hongos en las uñas


onicomicosis

¿Qué es la onicomicosis?

Es una infección en las uñas (sobre todo en los pies), producida por hongoss
Los principales factores de riesgo que favorecen la aparición de onicomicosis son: el envejecimiento, la humedad, sufrir otras enfermedades de la piel (como la psoriasis, la tiña o el pie de atleta) y la predisposición genética.

Puesto que el caldo de cultivo ideal para los hongos es la humedad y el calor, existe mayor riesgo de desarrollar onicomicosis en los meses de verano, puesto que es la época en la que más gente va a las piscinas.

¿Cuáles son los síntomas de la onicomicosis?

Se manifiesta por un cambio de color o de forma en una uña, generalmente, la del dedo gordo del pie.

Lo más habitual es que la uña se vuelva amarillenta y se engruese, aunque también puede presentar un aspecto blanquecino y una estructura frágil, quebradiza o deformada.

Puesto que la infección no genera dolor inicialmente, los pacientes suelen tardar en acudir al médico y cuando lo hacen, la onicomicosis se ha extendido a las uñas del resto de dedos.

Por lo que conviene pedir ayuda cuando se detectan los primeros síntomas de la onicomicosis y se percibe un cambio en la apariencia de alguna uña.

Cuanto más se tarda en tratar la onicomicosis, más riesgo hay de que la infección se extienda y aparezca dolor (que incluso se puede llegar a cronificar).

Cómo Prevenir la Onicomicosis

La prevención es la mejor medicina, así que antes de tener que curar, lo mejor es anticiparnos y tratar de evitar el contagio en la medida de lo posible.

Algunas sencillas recomendaciones para prevenir la onicomicosis:

  • Mantén las uñas de los pies cortas: para evitar que se acumulen bacterias que deriven en la infección por hongos.
  • Usa calzado transpirable: para evitar la sudoración excesiva, sobre todo en verano. Y cuando puedas, airea los pies, para que estén secos lo máximo posible.
  • Utiliza calcetines de algodón y cámbialos a menudo para evitar que se acumule humedad.
  • Cuidado en las duchas públicas: usa siempre chancletas o calzado que te aísle los pies del contacto directo con el suelo. Esta misma medida aplícala en todo momento cuando vayas a la piscina. Los bordillos suelen estar húmedos, por lo que aumenta el riesgo de contraer onicomicosis.
  • Cuida tu bienestar: la mala alimentación y el estrés debilitan el sistema inmunológico, por lo que es más fácil que tengas onicomicosis.
  • No compartas tu toalla de baño ni tu calzado.

Láser para quitar la onicomicosis

El tratamiento con  láser es indoloro, seguro y eficaz.

Tan solo son necesarias 3 o 4 sesiones para acabar con esta infección, a diferencia de los largos periodos de tratamiento que exigen las alternativas.

El tratamiento láser para onicomicosis es una opción muy interesante para el paciente, ya que no tiene efectos secundarios y no requiere tiempo de recuperación.

Los principales beneficios del láser para tratar la onicomicosis son:

    • No invasivo e indoloro.
    • Rápido y sencillo: por lo que se pueden retomar las actividades habituales de forma inmediata.
    • Cómodo y eficaz: evita tener que estar pendiente del tratamiento durante meses, con el riesgo de abandono o mala administración por olvidos.

Este procedimiento consiste en la aplicación de calor por medio de láser en la zona afectada.

El efecto térmico del láser penetra en la uña y debilita y elimina los hongos que han provocado la infección.

Además, la tecnología del láser Fotona actúa sobre los tejidos de la piel y estimula la producción de colágeno natural, por lo que se potencian los mecanismos de regeneración del propio cuerpo sin necesidad de administrar química ni realizar incisiones quirúrgicas.

Consúltanos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *